¿Ser mujer es desventaja para trabajar en el campo de la tecnología?

Un 61 por ciento de los cargos en el sector de la tecnología en Colombia está ocupado por hombres. La participación femenina en ese creciente mercado laboral es, según datos del observatorio TI del Ministerio TIC, en 2015, apenas del 39%. La desproporción en el ámbito educativo es incluso mayor: del total de personas que estudian carreras relacionadas al sector TIC en Colombia, solo un 25% son mujeres.

El propio ministro TIC, David Luna, se refirió al asunto en marzo, cuando declaró: “Gran parte de la explicación (de este fenómeno) tiene que buscarse en los estereotipos socioculturales de género que encasillan a las mujeres en papeles y profesiones. En Colombia, aunque se gradúan más mujeres que hombres, existen muchas menos estudiando carreras TI y, por supuesto, esto incide en su participación en el mercado laboral”.

La polémica revivió esta semana a raíz de la publicación de una comunicación interna de James Damore, un ingeniero (ahora exempleado) de Google, que bajo el título ‘La burbuja ideológica de Google’ argumentaba que la baja participación de las mujeres en la compañía se debe, sobre todo, a causas biológicas.

Las preferencias y habilidades de hombres y mujeres difieren por causas biológicas y esas diferencias podrían explicar por qué no vemos la misma representación de mujeres en tecnología y liderazgo”.

Damore criticó lo que llamó la “monocultura de lo políticamente correcto” en la organización y argumentó que el debate sobre igualdad “no puede darse en condiciones adecuadas”. Para Damore, “la distribución de preferencias y habilidades de los hombres y las mujeres difieren en parte debido a causas biológicas y esas diferencias podrían explicar por qué no vemos la misma representación de mujeres en tecnología y liderazgo”.

A la luz del argumento del ingeniero, los seres humanos tienen ocupaciones naturales según el sexo. Esa visión ha sido ampliamente criticada y rebatida, pero lo cierto es que la participación de las mujeres en la industria de la tecnología ha estado retratada en cifras bajas.

¿Es este el resultado, como dice Damore, de una predisposición biológica? ¿O se trata, como afirma Luna, del resultado de un estereotipo que desestimula la participación de las mujeres en este sector y dificulta el ascenso de quienes optan por trabajar en él?

Para Lilian Chamorro, ingeniera de sistemas, consultora en temas de Género y TIC, las afirmaciones de Damore son “totalmente sexistas” y “muestran desconocimiento de la participación que han tenido muchas mujeres en el desarrollo tecnológico, particularmente de la programación y de Internet”.

Chamorro cree que para muchas de las mujeres que eligen carreras tecnológicas la discriminación no es evidente. “Pensamos que hace parte de la cultura y nos acomodamos a ella para mantener nuestra posición en un grupo, aunque realmente esté minando nuestra seguridad y creatividad”, indica.

La ingeniera plantea también que el despido de Damore muestra “una intención de cambiar los estereotipos y abrir un espacio a la participación igualitaria de mujeres y hombres”, aunque aclara que “es necesario ir más allá de las declaraciones y propiciar una cultura de respeto y reconocimiento a las distintas labores que desempeñan las mujeres en las empresas tecnológicas”.

Por su parte, Vanessa Hoyos, de Científicas de Datos, una organización sin ánimo de lucro que trabaja para romper la brecha entre las mujeres y la tecnología, recuerda que cuando estudiaba ingeniería electrónica en su universidad había muy pocas mujeres. “Hubo momentos donde éramos 10 mujeres en total en 12 promociones de la carrera. Tuve clases donde era la única mujer en el salón, sentada junto a 25 hombres”.

Hoyos afirmó que su organización busca destacar el enfoque de género en el análisis de datos y para eso lidera el desarrollo de un laboratorio sobre temas de género, cuyo lanzamiento está previsto para finales de agosto.

Los pasados 12, 13 y 14 de julio, Científicas de Datos realizó el Bootcamp Women in Data 2017, en el que con apoyo del MinTIC y de empresas como IBM y Google, entre otras, formaron gratuitamente a 27 mujeres de Bogotá en herramientas tecnológicas y big data. Para las organizadoras, el evento mostró el interés de numerosas mujeres en alcanzar un conocimiento profundo de la industria, pues se recibieron más de 200 inscripciones.

LINDA PATIÑO
Redacción TECNÓSFERA
katpat@eltiempo.com

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *